viernes, 2 de diciembre de 2011

EJERCICIOS DE ROMANTICISMO Y REALISMO

ROMANTICISMO
1)      Lee estos textos y contesta a las preguntas.

Texto 1
ESTATUA. Ahora, don Juan,
pues desperdicias también
el momento que te dan,
conmigo al infierno ven.

JUAN. ¡Aparta, piedra fingida!
Suelta, suéltame esa mano,
que aún queda el último grano
en el reloj de mi vida.
Suéltala, que si es verdad
que un punto de contrición
da a un alma la salvación
de toda una eternidad,
yo, Santo Dios, creo en Ti:
si es mi maldad inaudita,
tu piedad es infinita...
¡Señor, ten piedad de mí!

ESTATUA. Ya es tarde.

(DON JUAN se hinca de rodillas, tendiendo al cielo la mano que le deja libre la estatua. Las sombras, esqueletos, etc., van a abalanzarse sobre él, en cuyo momento se abre la tumba de DOÑA INÉS y aparece ésta. DOÑA INÉS toma la mano que DON JUAN tiende al cielo.)

Escena III

DON JUAN, LA ESTATUA DE DON GONZALO DOÑA INÉS, SOMBRAS, etc.

INÉS. ¡No! Heme ya aquí,
don Juan mi mano asegura
esta mano que a la altura
tendió tu contrito afán,
y Dios perdona a don Juan
al pie de la sepultura.

a)      ¿En qué momento de la obra estamos?
b)      El romántico crea mundos de ficción, alejados de la realidad. ¿Encuentras algún elemento fantástico? ¿Cuál?
c)       El lugar donde transcurres estas escenas, ¿es romántico? ¿Por qué?
d)      Don Juan es un seductor, orgulloso, apasionado, violento… En las versiones anteriores a ésta, romántica, terminaba arrastrado a los infiernos. ¿Por qué crees que se salva en la obra de Zorrilla?
e)      Imagínate que estás presenciando esta obra en directo. ¿Qué elementos escénicos llamarían tu atención?
f)       Esta obra está escrita en verso. ¿Qué rima tiene: consonante o asonante?
g)      Prácticamente todos los versos tienen el mismo número de sílabas métricas. ¿Cuántas? ¿Cómo se llaman estos versos?
h)      ¿En algún momento se mezcla la prosa con el verso? ¿Cuándo?

Texto 2
El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas del aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, otras distantes, doblan tristemente por las ánimas de los difuntos.
Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin despuntó la aurora: vuelta de su temor, entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto sangrienta y desgarrada la banda azul que perdiera en el monte, la banda azul que fue a buscar Alonso.
Cuando sus servidores llegaron despavoridos a noticiarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que a la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Ánimas, la encontraron inmóvil, crispada, asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca; blancos los labios, rígidos los miembros, muerta; ¡muerta de horror!

a)      Aquí tienes el final de una leyenda. En ella el espacio ocupa un papel preponderante. Escribe, desde lo más cercano a Beatriz hasta lo más alejado, los distintos lugares que aparecen o se mencionan.
b)      En la leyenda, Beatriz consigue caprichosamente que Alonso vaya a buscar su banda azul al Monte de las Ánimas, en plena noche de Difuntos. Se decía que en ese monte habían fallecido en batalla unos caballeros Templarios y que, la noche de Difuntos, sus almas vagaban por el monte. Según este texto, ¿qué ocurre al final?
c)       La naturaleza romántica se mimetiza con los sentimientos e inquietudes de los personajes. En este texto, ¿cómo aparece descrita?
d)      En el texto dominan los adjetivos calificativos. Subraya todos los que encuentren: con un color los que se refieran al tiempo o al espacio; con otro los que se refieran a algún aspecto negativo.
e)      ¿Te parece romántico este final? Justifica tu respuesta.

Texto 3
El castellano viejo
Andábame días pasados por esas calles a buscar materiales para mis artículos. Embebido en mis pensamientos, me sorprendí varias veces a mí mismo riendo como un pobre hombre de mis propias ideas y moviendo maquinalmente los labios; algún tropezón me recordaba de cuando en cuando que para andar por el empedrado de Madrid no es la mejor circunstancia la de ser poeta ni filósofo; más de una sonrisa maligna, más de un gesto de admiración de los que a mi lado pasaban, me hacía reflexionar que los soliloquios no se deben hacer en público; y no pocos encontrones que al volver las esquinas di con quien tan distraída y rápidamente como yo las doblaba, me hicieron conocer que los distraídos no entran en el número de los cuerpos elásticos, y mucho menos de los seres gloriosos e impasibles. En semejante situación de mi espíritu, ¿qué sensación no debería producirme una horrible palmada que una gran mano, pegada (a lo que por entonces entendí) a un grandísimo brazo, vino a descargar sobre uno de mis hombros, que por desgracia no tienen punto alguno de semejanza con los de Atlante? [...]
No queriendo dar a entender que desconocía este enérgico modo de anunciarse, ni desairar el agasajo de quien sin duda había creído hacérmele más que mediano, dejándome torcido para todo el día, traté sólo de volverme por conocer quien fuese tan mi amigo para tratarme tan mal; pero mi castellano viejo es hombre que cuando está de gracias no se ha de dejar ninguna en el tintero. ¿Cómo dirá el lector que siguió dándome pruebas de confianza y cariño? Echóme las manos a los ojos y sujetándome por detrás: -¿Quién soy?-, gritaba, alborozado con el buen éxito de su delicada travesura. -¿Quién soy?- Un animal irracional-, iba a responderle; pero me acordé de repente de quién podría ser, y sustituyendo cantidades iguales: -Braulio eres-, le dije.
Mariano José de Larra, Artículos

a)      Relaciona estas palabras del texto con sus sinónimas:
embebido                                         pavimento
maquinalmente                             monólogos
empedrado                                      cortesía
soliloquios                                        abstraído
desairar                                              animado
agasajo                                                               involuntariamente
alborozado                                       despreciar

b)      Larra habla de “una gran mano, pegada […] a un grandísimo brazo”. Cervantes, en El Quijote, había escrito: “una gran mano pegada a un grandísimo brazo”, y Quevedo: “Erase un hombre a una nariz pegado”. ¿Qué figura literaria se produce en los tres casos?
c)       ¿Qué critica Larra de ese “Castellano viejo”? Pon ejemplos.
d)      La frase “Cómo diría el lector que siguió dándome pruebas de confianza y cariño”, ¿es irónica? ¿Por qué?
e)      El final del texto es humorístico. Explica en qué consiste dicho humor.
f)       Subraya las palabras y expresiones negativas que emplea el autor para referirse a los actos de su amigo.
g)      ¿Por qué el autor realiza una introducción tan larga antes de la aparición de Braulio? ¿Cuál es su intención?

Texto 4
Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
—Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.
Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?

a)      ¿Con qué sueña “la loca”?
b)      Explica los siguientes románticos que se dan en el poema.
-          Subjetivismo
-          Naturaleza
-          El ser marginal
c)       ¿Qué defiende por encima de todo el yo que habla?
d)      ¿Qué relación existe entre “los cabellos canos” y “la escarcha”?
e)      ¿Qué personificación se produce en el poema?
f)       Subraya la enumeración. ¿Por qué se utiliza?
g)      La autora utiliza el recurso del polisíndeton y del asíndeton. Encuádralos en el texto.
h)      ¿Hay alguna antítesis en el poema?
i)        ¿Por qué hemos de contar una sílaba menos en el primer verso?
j)        ¿Cuántas sílabas métricas tienen los versos? ¿son de arte mayor o menor? ¿Qué tipo de rima se da?
k)      Señala en el poema todas las sinalefas.


2)      Lee estos fragmentos de poemas de Espronceda. Luego, contesta a las preguntas.
A
¡Hurra, cosacos! ¡Gloria al más valiente!
Esos hombres de Europa nos verán:
¡Hurra! Nuestros caballos en su frente
hondas sus herraduras marcarán.

B
Mío es el mundo: como el aire libre,
otros trabajan porque coma yo;
todos se ablandan si doliente pido
una limosna por amor de Dios.

C
La luna en el mar riela
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul.
[…]
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

D
O ya libre se contempla,
y al aire puro respira,
y oye de amor que suspira
la mujer que un tiempo amó,
bella y dulce cual solía,
tierna flor de primavera,
el amor de la pradera
que el abril galán mimó.
Y gozoso a verla vuela,
y alcanzarla intenta en vano,
que al tender la ansiosa mano
su esperanza a realizar,
su ilusión la desvanece
de repente el sueño impío,
y halla un cuerpo mudo y frío
y un cadalso en su lugar.

a)      Relaciona los fragmentos de la izquierda con sus títulos correspondientes:
Canción del pirata                                         Canto del cosaco
El reo de muerte                                             El mendigo

b)      ¿En qué coinciden todos los títulos?
c)       Busca ejemplos de los siguientes aspectos característicos del Romanticismo.
-          La naturaleza se mimetiza con los sentimientos del yo.
-          La libertad como razón de ser.
-          Amor apasionado e imposible.
-          Gusto por los lugares exóticos, tiempos lejanos.
d)      Analiza el número de sílabas métrica del texto A. ¿Cómo se llaman los versos? ¿Qué rima presentan? ¿Cómo se llama la estrofa?


3)      Lee estos dos poemas de las Rimas de G.A. Bécquer y contesta a las preguntas. Lee primero las cuatro partes en las que se dividen las Rimas de Bécquer por temática.
1ª parte: domina el tema de la poesía, del ideal de belleza poética.
2ª parte: se da una visión exaltada e idealizada del amor.
3ª parte: aparece el desengaño, que provoca melancolía y vacío.
4ª parte: la soledad lo domina todo.

XIII
Tu pupila es azul, y cuando ríes,
su claridad suave me recuerda
el trémulo fulgor de la mañana,
que en el mar se refleja.
Tu pupila es azul, y cuando lloras,
las trasparentes lágrimas en ella
se me figuran gotas de rocío
sobre una violeta.
Tu pupila es azul, y si en su fondo
como un punto de luz radia una idea,
me parece en el cielo de la tarde
una perdida estrella.
a)      ¿En cuál de las partes señaladas incluirías este poema?
b)      ¿Con qué se compara metafóricamente la pupila en cada estrofa?
c)       ¿Qué elementos de la naturaleza de tonalidad azulada aparecen en el poema?
d)      ¿Qué tres versos son paralelos? Señálalos.
e)      En el primer verso de las dos primeras estrofas se produce una antítesis, ¿cuál? Subráyala.

LII
Olas gigantes que os rompéis bramando
en las playas desiertas y remotas,
envuelto entre la sábana de espumas,
¡llevadme con vosotras!
Ráfagas de huracán que arrebatáis
del alto bosque las marchitas hojas,
arrastrado en el ciego torbellino,
¡llevadme con vosotras!
Nubes de tempestad que rompe el rayo
y en fuego ornáis las desprendidas orlas,
arrebatado entre la niebla oscura,
¡llevadme con vosotras!
Llevadme por piedad a donde el vértigo
con la razón me arranque la memoria.
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme
con mi dolor a solas!

a)      ¿En cuál de las partes señaladas incluirías este poema?
b)      ¿A través de qué elementos de la naturaleza consigue el poeta dar la idea de desaparición, de desintegración?
c)       Subraya en el poema los versos en que se da un deseo de fusión entre el yo y la naturaleza.
d)      Encuadra los adjetivos. ¿Son positivos o negativos?
e)      ¿Por qué quiere el poeta perder la memoria?
f)       La rima, ¿es asonante o consonante?

REALISMO
4)      Lee estos textos y contesta a las preguntas.
Texto A
Después de recorrer dos lados del corredor principal, penetraron en una especie de túnel en que también había puertas numeradas; subieron como unos seis peldaños, precedidas siempre de la zancuda, y se encontraron en el corredor de otro patio, mucho más feo, sucio y triste que el anterior. Comparado con el segundo, el primero tenía algo de aristocrático y podría pasar por albergue de familias distinguidas. Entre uno y otro patio, que pertenecían a un mismo dueño y por eso estaban unidos, había un escalón social, la distancia entre eso que se llama capas. Las viviendas, en aquella segunda capa, eran más estrechas y miserables que en la primera; el revoco se caía a pedazos, y los rasguños trazados con un clavo en las paredes parecían hechos con más saña, los versos escritos con lápiz en algunas puertas más necios y groseros, las maderas más despintadas y roñosas, el aire más viciado, el vaho que salía por puertas y ventanas más espeso y repugnante. Jacinta, que había visitado algunas casas de corredor, no había visto ninguna tan tétrica y mal oliente. «¿Qué, te asustas, niña bonita? -le dijo Guillermina-. ¿Pues qué te creías tú, que esto era el Teatro Real o la casa de Fernán-Núñez? Ánimo. Para venir aquí se necesitan dos cosas: caridad y estómago».
Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta

Texto B
Ramonciño Luminoso contaría a la sazón poco más de veintiséis años, pero ya sus bigotes, sus cejas, su cabello y sus facciones todas tenían una gravedad melancólica y dignidad algún tanto burlesca para quien por primera vez lo veía. Su entristecido arqueo de cejas le prestaba vaga semejanza con los retratos de Quevedo; su pescuezo, flaco, pedía a voces la golilla, y en vez de la vara que tenía en la mano, la imaginación le otorgaba una espada de cazoleta. Donde quiera que se encontrase aquel cuerpo larguirucho, aquel gabán raído, aquellos pantalones con rodilleras y tal cual remiendo, no se podía dudar que, con sus pobres trazas, Ramón Luminoso era un verdadero señor desde sus principios -así decían los aldeanos- y no hecho a puñetazos, como otros.
Emilia Pardo Bazán, Los pazos de Ulloa

a)      Ambos textos son descriptivos. ¿Qué describe cada uno de ellos?
b)      Subraya los adjetivos del texto A. ¿Qué tienen en común la mayoría? ¿No crees que hay una gradación o intensificación? ¿En qué sentido?
c)       ¿Qué te parecen el nombre y apellido del personaje del texto B?
d)      ¿Hay un contraste entre la descripción física de Ramonciño y el comentario final del texto?
e)      Subraya los elementos que te parezcan burlescos en la descripción de Ramonciño.


2 comentarios:

  1. Busca en el blog, porque ya están las soluciones. Se llaman "Soluciones de ejercicios de Romanticismo y Realismo".

    ResponderEliminar